antes de adoptar

Posted on Actualizado enn

Antes de llevar una mascota a casa: piensa.  Llevar un ser de otra especie a vivir con nosotros no es sólo diversión, -aunque está entre las cosas que considero mas divertidas en casa- es un compromiso de por vida, la de ellos o la tuya, lo que termine primero. Por eso, antes que lleves uno a casa -repito- piensa, pregunta, infórmate.

No es llevarlo y jugar un rato y después recluirlo en una habitación o una jaula, es un indivíduo con necesidades de distinto tipo, que merece respeto y buena calidad de vida.  Requieren atención, actividades y cuidados apropiados… ¡y no son un juguete!

Los pequeñitos crecen, a veces a tamaños inesperados y si decides devolverlo al albergue o regalarlo -o aún peor echarlo a la calle- cuando ya están crecidos, no sólo es mas difícil que alguien los acepte sino que le provocas una crisis de separación, que puede ser traumática.  Ni hablar de cuando envejecen y sufren ciertos procesos de deterioro, esa es una razón injustificable para apartar de la vida que conoce a una criatura que ha estado con nosotros un buen tiempo.

Todas las especies necesitan alimentación regular y apropiada a su tipo, tamaño y edad, así como atención médica veterinaria periódica, lo cual representa inversión de tiempo y dinero.

No todas las especies pueden adaptarse a la vida con humanos, los animales exóticos pueden ser atractivos e interesantes, pero no siempre tenemos la posibilidad de cuidarlos en forma adecuada.

Como cualquiera, ellos necesitan conocer normas y límites del lugar donde viven, y enseñárselos es responsabilidad del humano… generalmente.  No ser capaz de educarlos no es una respuesta válida -aunque es una excusa común para decir que no se puede vivir con ellos- así como que huelen, ensucian, hacen ruido, muerden o arañan cosas y personas, lo cual tampoco suele ser su culpa sino nuestra. 

Me casé, me divorcié, me enfermé, me mudé, tengo un bebé, no tengo trabajo, no tengo espacio, no tengo tiempo…  son situaciones que no necesariamente impiden seguir compartiendo la vida con un miembro de otra especie. Hay que tomar previsiones para incluirlos en los espacios que requerimos al mudarnos, así como considerar quién podrá ocuparse de ellos si vamos de vacaciones o -incluso- si por alguna razón mayor no podemos hacernos cargo.

Adoptar es un acto de amor, un asunto de responsabilidad y una decisión que puede iluminar una buena parte de nuestra vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s