Hokusai

Posted on Actualizado enn

“Desde los diez años de edad tuve la manía de dibujar. Al llegar a los 50 ya había publicado una infinidad de diseños; pero todo lo que he producido antes de los 70 apenas si vale la pena. A los 73 aprendí a conocer un poco la verdadera estructura de la naturaleza de los animales, las plantas, las aves y los peces. Por consiguiente, cuando tenga 80 años habré hecho todavía mas progresos; a los 90 penetraré en el misterio de las cosas; a los 100 habré llegado, ciertamente, a un plano maravilloso; y cuando tenga 110, todo lo que haga aunque sólo sea un punto tendrá vida. Ruego a todos lo que vivan tanto como yo, que observen si no cumplo mi palabra. Escrito a los 75 años por mí, un viejo chiflado por el dibujo.”

 

Hokusai . en el prólogo a ‘Cien vistas del Fuji’ . 1835

 

 

Hay traducciones bastante diferentes del mismo párrafo, sin embargo todas ellas reflejan el espíritu fascinante de este hombre.

caminar ciudad

Posted on Actualizado enn

Caminar por una ciudad es

como leer un libro

vas pasando

las páginas de sus espacios

y te encuentras con historias

con maravilla o desconcierto

con personajes

con desarmonía

con luces y sombras

con belleza

incluso contigo mismo

17.11.1997

William

Posted on Actualizado enn

Tengo una muy particular relación con William –Shakespeare, ese, el de finales del 1500 y principios del 1600- Lo leo con verdadero placer, incluso las obras de teatro. Sí, soy de esos que leen teatro… y lo disfrutan, reconozco que no es lo mas amigable pero las palabras de William superan la aridez del formato. Describió tan claramente las emociones humanas que no importa si es Verona o Dinamarca, las situaciones, los personajes y sus acciones siguen siendo de una actualidad sorprendente y siguen llegando a mucha gente, a través de un tiempo que no es distancia.

 

Los cobardes mueren muchas veces antes de morir; los valientes prueban la muerte sólo una vez.

Julius Caesar (II, 2)

 

El mundo es un escenario,

y hombres y mujeres solo actores.

Que tienen sus entradas y salidas

y en su vida representan mil papeles.

As you like it (II, 7)

 

No existe nada bueno ni malo; es el pensamiento humano el que lo hace parecer así.

Hamlet (II, 2)

la realidad de la ficción

Posted on Actualizado enn

La Guerra de las Galaxias, Episodio III La Venganza de los Sith, en Junio de 2005. Una escena me llamó particularmente la atención.  Ante una sesión plenaria del congreso el Canciller da un emotivo discurso y en medio del mayoritario aplauso una congresista le dice a otro “Entonces así es como se pierde la libertad, en medio de un estruendoso aplauso” … ¿La ficción refleja la realidad o la realidad tiene visos de ficción?

el París de Uslar

Posted on Actualizado enn

Andrew Boucher
foto: Andrew Boucher

Buena parte de su encanto está en la abundancia y variedad de lo humano. En cómo el color, el olor y el ruido de lo humano se multiplican en su variado y tortuoso recinto. Los trajes, las maneras, el color y el lenguaje de las gentes cambian extraordinariamente con la zona.

 

Si todo París no fuera sino la plaza Vendôme, la Concordia y la Estrella, sería una insípida urbe de lujo, poblada de una humanidad falsificada y transeúnte donde los olores serían de perfumero, los drapeados de modista, y las formas y pisadas de las mujeres un perpetuo ballet de modelos. Y si no tuviera sino la llamada ‘zona’, Saint Ouen, los abigarrados boulevards exteriores, sería como una villa polaca de la Edad Media.

 

Pero lo uno y lo otro se combinan para darle su tono propio, que reparte por igual los matices de la belleza y el interés humano entre los seres que toman el té en los salones del Ritz y los clochards, vestidos de los más humanizados y vivos trapos, que salen de debajo de los puentes del Sena con una barba de meses y un francés de los tiempos de Rabelais y Villon, policromado de viejas tintas y de nuevos brillos, como un vitral.

 

Pero toda esa variedad no es superpuesta o azarienta, sino que está arraigada en el suelo de las dos riberas y nace del clima gris, húmedo y voluptuoso de París. Por eso París es un mundo completo, propio y ajeno a lo que le rodea. Se puede ser de París o de alguna de las formas de París, sin ser de ninguna nación.

 

Arturo Uslar Pietri . El globo de colores . 1975

 

algo de Octavio Paz

Posted on Actualizado enn

 

Oídos con el alma,

pasos mentales mas que sombras,

sombras del pensamiento mas que pasos,

por el camino de ecos

que la memoria inventa y borra:

sin caminar caminan

sobre este ahora, puente

tendido entre una letra y otra.

 

Octavio Paz . Pasado en claro [fragmento]

 

 

 

Abro la ventana

                         que da

a ninguna parte

                        La ventana

que se abre hacia dentro

 

Octavio Paz . Palabras en forma de tolvanera [fragmento]

 

 

el mundo en una pantalla

Posted on Actualizado enn

Hace años Arturo Uslar Pietri escribió que si el futuro era estar en una habitación rodeado de pantallas, él no quería vivirlo. Lo entiendo, ninguna experiencia virtual es superior a la realidad, nada como caminar descalzos en la playa o estrechar la mano de un amigo, oír la risa de los niños o sentir la lluvia en la cara, encontrar su mirada o abrazarlo.

Sin embargo, la computadora como herramienta de comunicación, sin mencionar la utilidad en el ambiente de trabajo, es un valor agregado de nuestro tiempo. Con las limitaciones propias de cualquier medio, la rapidez y la globalidad de la información que fluye por ‘la red’ son asombrosas. Permite una forma de contacto particular y dentro de muchas opciones la posibilidad de escoger, aunque también se corre el riesgo de ser abrumado por el volumen  del intercambio. Como en cualquier situación, todo es cuestión de medida.

Abro, leo las últimas noticias… la cumbre sobre alimentación cierra con promesas, honores a Yves Saint-Laurent tras su muerte en París, China sigue enfrentando secuelas del terremoto, Federer pasa a las semi-finales del Roland Garros, en Argentina se teme mayor desabastecimiento de alimentos por huelga de productores, en Gaza se siguen sumando muertos, Montreal vive la semana de fiesta de su Grand Prix, tropas de norte y sur convergen en Sudán central, Obama es el candidato de su partido y en Etiopía se restaura un obelisco. Cierro, abro mi banca online, verifico saldos, pago el teléfono y las tarjetas de crédito. Cierro, abro los correos… mi prima me manda una foto preciosa de su hijo, un amigo me recuerda el cumpleaños de una amiga común, tengo el acuse de recibo de la traducción que envié a Boston ayer, Nike me presenta sus ofertas, un primo avisa que está de regreso en Panamá, hay un video nuevo en una de mis suscripciones de YouTube, un futuro papá anuncia orgulloso que será niña, me confirman la inscripción en el seminario de lenguas extranjeras la semana que viene, llega la décimo novena invitación a Facebook, alguien reenvía una cadena. Cierro, abro los grupos en Internet… una amiga cuenta que consiguió apartamento en San Francisco, residentes del noroeste de los Estados Unidos comentan tormentas eléctricas, la discusión sobre la última filmación del ‘muchacho’ se convierte en el chiste de la semana, una chipriota se queja del calor de este verano que comienza, me divierto con los ángeles.

En cierta forma el mundo pasa por mi pantalla. Estos son los momentos en que reconozco disfrutar terriblemente de la tecnología.

05.06.2008